Todo lo que nos rodea en este mundo tiene dos caras, puede ser positivo o negativo y estaremos de acuerdo si decimos que ‘todo depende’ del uso que le damos.

El internet no es una excepción a esta regla, incluso puede ser uno de los puntos en común que tendremos al hablar sobre los beneficios vs. los perjuicios que pueden tener los avances tecnológicos en nuestra vida diaria, pero mas que todo, en la crianza de nuestros hijos.

Existe un sinfín de aplicaciones fascinantes sobre educación, que ayudan a facilitar el aprendizaje de un nuevo idioma, a ejercitar la capacidad de concentración, o incluso a reforzar todos los conceptos que se aprenden en la escuela.

Pero entonces ¿Por qué dentro de aspectos tan positivos, sentimos inseguridad o incluso miedo sobre el uso que se le puede dar a la tecnología?

En estos tiempos, es tan importante educar a nuestros hijos sobre el uso adecuado del internet y de las redes sociales, como enseñarles sobre modales y operaciones matemáticas, la informática abre una puerta al futuro y es necesario comenzar a establecer reglas sobre su uso para evitar todos los peligros que pueden alcanzarnos a través de estos medios.

Hemos desarrollado una lista que esperamos, ayude a crear mas conciencia en sus hogares y a minimizar los riesgos que pueden afectar la seguridad y la convivencia:

Establecer una comunicación abierta:

La comunicación es una base primordial en la relación con nuestros hijos, para esto necesitamos que sea clara y directa, que puedan acercarse para resolver dudas y puedan sentir confianza para que estén dispuestos a contarnos cualquier situación, comentario o contacto en la red que les haya resultado incómodo.

Es muy importante que, si llegase a suceder alguna de estas situaciones, reaccionemos con calma, sin enfados y de manera comprensiva, así lograremos que sigan confiando en nosotros y nos cuenten lo que pasa sin miedo.

No crear alarma, pero ser claros ‘que es correcto y que no’:

Es importante que antes de permitir el uso del internet, les aclaremos que tipo de información puede compartirse y cual no es conveniente proporcionar a través de la red.

En este sentido, no conviene generar alarma ni desconfianza en sus relaciones sociales, sin embargo, sí trasmitirle que es importante ser precavido y que limitar el tipo de información que se comparte es una manera de cuidarse.

Algunas de las sugerencias para su seguridad son:

  • Crear un apodo en las redes, que no utilicen su nombre real
  • No compartir información de los miembros de su familia
  • No compartir dirección de la casa o teléfonos de contacto
  • Abstenerse de proporcionar información sobre la institución en la que estudia y lugares que comúnmente visita.
Conversar sobre actividades ilegales:

También conviene tener una conversación acerca de las actividades que son ilegales a pesar de ser habituales en nuestro entorno social. Por ejemplo, la descarga de material audiovisual o musical, difamar, vulnerar la privacidad de otra persona colgando fotos o proporcionando datos sobre ella sin su autorización.

Hacer uso de las herramientas para control de contenido:

Hoy en día, la mayoría de los dispositivos cuentan con la opción de bloquear cierto tipo de navegación o el acceso a algunas plataformas o contenidos. Como padres es importante informarnos de los Filtrosmotores de búsqueda específicos para niños en lugar de los genéricos, el bloqueo de ventanas emergentes, programas de control parental etc. Es importante que revisemos periódicamente los historiales del navegador y de los chats a los que acceden. 

Acordar normas sobre el uso del internet:

Es bueno acordar unas normas para el uso del Internet y de los distintos dispositivos electrónicos, por ejemplo, restringir el uso del celular a ciertas horas diarias, durante las comidas o reuniones familiares.

¡Que la tecnología sea usada a nuestro favor y no para restarle tiempo al mundo que nos rodea!

Share This