Uno de los momentos más críticos como padres son las vacaciones de nuestros hijos, porque muchas veces no coinciden con las vacaciones laborales o no estamos preparados para tenerlos en casa por más de una semana.

Desde Música para la Paz, quisimos sugerirte un listado de actividades para realizar mientras tus hijos están en vacaciones. Solo debes contar con tiempo y un poco de imaginación para tener un momento divertido en familia.

1. Busquemos el tesoro:

Sí tienes niños desde los 5 años hasta los 13, este juego puede poner a volar su imaginación. La noche anterior, escoge el juguete favorito o la pertenencia preferida de tu hijo y escóndela de tal manera que necesite de pistas para hallarla.

A los niños les gusta crear mundos imaginarios, es por esto que sí quieren ser piratas o detectives es la oportunidad para hacerlo, haz un mapa donde este plasmada la X que señala el tesoro y una primera pista que encontrarán los niños junto a este.

Desde que se levantan pueden iniciar el juego, crear tareas que los recompensarán con la siguiente pista para que estén cada vez más cerca de su objeto valioso y así hasta encontrar el lugar. Es muy importante que como padres nos involucremos desde el inicio con este juego, ya que los niños se divierten más viendo a sus padres haciendo lo mismo que ellos.

2. Cocinar en familia:

Muchas veces esperamos que sea mamá quien prepare todo en casa, ¿y sí en esta oportunidad dejamos que sean los pequeños los chefs de la noche? crearemos un divertido momento y los más pequeños probarán sus dotes culinarios.

Una receta muy fácil para cocinar con los más pequeños son las famosas ‘Galletas de Mantequilla’, a continuación, te dejamos una receta sencillamente deliciosa.

Ingredientes

  • 450 gramos de harina
  • 250 gramos de mantequilla
  • 250 gramos de azúcar
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 1 cucharada de sal
  • 20 gramos de polvo para hornear royal
  • 1 huevo grande

Preparación:
Primero reúne todos los ingredientes, dale a tus hijos la lista y que ellos busquen en la cocina lo que van a necesitar. Luego de asegurarnos que todos los ingredientes están, iniciamos con la preparación.

Precalienta el horno a 180°C.

En un bowl bate la mantequilla con una batidora; ya que este bien batida, agrega el azúcar. En otro bowl revuelve el polvo para hornear con el harina y reserva.

Agrega el huevo a la mantequilla batida con el azúcar (en este punto parecerá una masa pegajosa).

Ya que esté bien incorporado el huevo añade la sal y la vainilla.

Luego, poco a poco incorpora la mezcla de harina hasta que quede una masa suave (al agarrarla con los dedos sí se ejerce presión se tienen que hundir un poco).

Se divide la mezcla en dos partes y se meten en bolsas de zip en el refrigerador por quince minutos. Ya que esté refrigerada la masa, se pone un poco de harina sobre una superficie plana y se extiende hasta que tenga medio centímetro de grosor aproximadamente. Corta las galletas con el molde de tú preferencia.

Para hornearlas colócalas en una charola previamente engrasada y enharinada; hornea de diez a quince minutos o hasta que las orillas de estas apenas se estén dorando. Retira del horno y deja enfriar. Ya que estén frías puedes decorarlas.

3. Picnic Familiar:

Un día soleado no solo nos sirve para jugar en el parque, también nos ayuda para poder compartir una comida deliciosa con nuestra familia, ya que podemos llevar lo que más le gusta a cada integrante.

Reúne a tú familia y a cada uno dile que prepare para el picnic su comida favorita para compartirla con todos, además que se encarguen de un juego diferente. Así te aseguras que cada uno tenga una tarea por hacer y el éxito de la salida será asegurado.

4. Un disfraz original:

Sí el día no esta para salir ya que esta lluvioso o muy frío, quédate en casa e inicia una actividad con tus hijos donde la imaginación será la regla de todo.

Entre todos propongan un tema para disfrazarse, puede ser animales de la jungla, vestidos típicos, superhéroes, etc. y con lo que encuentren en casa deben armar su disfraz, no pueden utilizar uno ya hecho o utilizado en Halloween, debe ser 100% original, contarán con un tiempo límite y al final harán entre todos un desfile para que voten por el más original.

La imaginación hará que este rato sea inolvidable, aprovecha y toma fotos, este será un momento único de risas y diversión.

5. Un día de película:

Por lo general en esta época de vacaciones siempre hay estrenos, es por esto que un día de cine puede ser la solución a la actividad del día, en esta oportunidad escojan la película con los más pequeños y pongan una tarea para hacerlo más educativo, realizando preguntas como ¿Cuál es el personaje que más les gusto?, ¿Quién en es el personaje con mayor participación en la historia? o ¿Qué aprendizaje les dejo la película?

Además de tener la oportunidad de comer palomitas, perro caliente, dulces y pasar por la sala de juegos. Este plan esta diseñado para una tarde en familia donde por un día no se come tan saludable y se hace algo totalmente diferente.

Recuerda que el tiempo de calidad no depende de la cantidad, es importante pasar un buen rato con nuestros hijos y más sí contamos con la oportunidad de estar con ellos en sus vacaciones, un momento donde el colegio no es una responsabilidad y se dedican a descansar, hacer las cosas que les gustan y sobre todo compartir en familia.

Share This