Esta es una de las preguntas más frecuentes que tenemos los padres a la hora de llamar a nuestros hijos, ya que muchas veces parecen ignorar nuestros llamados por estar realizando otra actividad o simplemente estar ocupados con algo que para ellos requiere de toda su atención.

Pero, ¿Por qué muchas veces no nos escuchan? Bueno como adultos tenemos la responsabilidad de velar por la salud de nuestros niños, de estar al día con sus vacunas, con su aseo personal y sobre todo de estar consientes de que cada parte del cuerpo amerita un cuidado diferente.

En la búsqueda del porque los niños de ahora no están atendiendo a los llamados o concentrados en sus clases, encontramos que la tecnología, el acceso a temprana edad de sitios ruidosos o malos hábitos de las personas que los rodean, hacen que el desarrollo del menor en la parte auditiva se vea afectada.

Sin duda, el oído en los niños es uno de los órganos más sensibles y en algunos casos puede ser el más propenso a sufrir algún tipo de infección o inflamación, por esto se sugieren 9 tips o hábitos que las familias pueden desarrollar en las diferentes actividades cotidianas, logrando una prevención exitosa en lesiones auditivas, perdida del sentido de audición o infecciones afines.

Clima cálido
Sí vives o vas aun lugar donde la temperatura ambiente es mayor y se requiere de ventiladores o aire acondicionado, se recomienda que estos no estén operando a menos de 20 grados.
La piscina
A todos los niños les encanta la piscina, pero esta debe ser mesurada, ya que un mal uso o exceso, puede tener consecuencias como la otitis. Para tener un rato agradable pueden utilizar protectores de goma o evitar las zambullidas.
Limpiar el conducto auditivo
Al momento de limpiar nuestro conducto auditivo siempre utilizamos hisopos, estos NO son recomendados, ya que en vez de limpiar empujan la cera generando obstrucciones. Por esto se recomienda asear el exterior sin introducir ningún elemento extraño.
Viaje en avión
Sí de viajar se trata, en avión es muy común ver a los niños llorando, ya que la presión del despegue o aterrizaje puede molestarle los odios, es por esto que se recomienda que los bebes tengan un chupete y los niños pasen saliva o masquen chicle.
El baño
Los niños deben aprender a secar cuidadosamente los oídos tras el baño para evitar la humedad en el conducto auditivos.
Viaje en carro
Sí viajas en carro, procura que tus hijos no viajen con la ventana abierta o expuestos a las corrientes de aire. El exceso de aire puede entrar en sus oídos y provocar molestias e incluso infecciones.
Sonidos fuertes
Protégelos de sonidos fuertes como golpes, del tráfico o neumáticos que chirrían. Intenta también alejarlos de otros sonidos estridentes de tú entorno como obras en la calle o altavoces en un concierto.
Volumen
Baja el volumen de la televisión, de la radio y de equipos de sonido reproductores de música.
Ambiente muy ruidoso
Sí son muy pequeños tus bebés y están en un ambiente muy ruidoso utiliza cascos aislantes de sonido. Estos productos de protección auditiva ayudan a que su audición no se vea dañada por sonidos demasiado intensos.
Share This